Expertos ante la cámara

Dra. Meredith Niles: Desperdicio de alimentos y hambre en Estados Unidos

SciLine lleva a cabo entrevistas con expertos y pone material audiovisual a disposición de los periodistas para que lo usen en sus historias.

Journalists: Get Email Updates

¿Qué es Expertos ante la cámara?

Experta ante la cámara

En los Estados Unidos, el estadounidense promedio desperdicia una libra de comida por día y, durante las fiestas, el desperdicio de alimentos de los hogares es incluso mayor de lo habitual. Al mismo tiempo, muchos estadounidenses pasan hambre cada año, lo que ha empeorado durante la pandemia de COVID-19.

El lunes 13 de noviembre de 2023, SciLine entrevistó a la Dra. Meredith Niles, profesora titular de sistemas y políticas alimentarios en la Universidad de Vermont. Debatió acerca de temas como: los impactos ambientales del desperdicio de alimentos; qué pueden hacer las personas y las familias para reducir la cantidad de alimentos que desechan; el aumento de la inseguridad alimentaria y el hambre en los Estados Unidos y quién es el más afectado; cómo el desperdicio de alimentos está relacionado con la inseguridad alimentaria y el hambre en los Estados Unidos; y su investigación sobre cómo los agricultores piensan sobre la sostenibilidad y adoptan prácticas agrícolas sostenibles.

Intereses declarados:

La Dra. Niles se desempeña actualmente como consultora de la Oficina del Economista Jefe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos en su Programa de Materias Primas Climáticamente Inteligentes (denominado “Climate Smart Commodities Program”), y recientemente se desempeñó como consultora del programa “Advancing Nutrition” de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Periodistas: video gratuito para usar en sus historias

Alta definición (mp4, 1280x720)

Descargar

Introducción

Lo siguiente fue traducido de la entrevista original realizada en inglés.

[0:00:19]

MEREDITH NILES: Mi nombre es Meredith Niles. Soy profesora titular de la Universidad de Vermont, en el departamento de nutrición y ciencias de los alimentos y en el programa de sistemas alimentarios. Y estudio cómo podemos lograr una seguridad alimentaria sostenible a través del trabajo tanto con los agricultores como con los consumidores en toda la cadena de suministro de alimentos.

Entrevista con SciLine


¿Cuánta comida desperdicia el estadounidense promedio? ¿Cambia la cantidad durante la temporada festiva?


[0:00:44]

MEREDITH NILES: Basándonos en una investigación que realicé con algunos colegas hace unos años, descubrimos que el estadounidense promedio, solo a nivel de consumidor, desperdicia alrededor de una libra de alimentos por persona, por día, durante todo el año. Por lo tanto, lo que tenemos es una enorme cantidad de desperdicio de alimentos. Y gran parte de eso proviene principalmente de frutas y verduras, en particular de carne y productos lácteos. No tenemos muchas investigaciones sólidas para entender cómo es el desperdicio de alimentos durante las fiestas. Sin embargo, sí tenemos pruebas de que la cantidad desperdiciada, en general, aumenta durante las fiestas y, según algunas estimaciones, hasta un 40 %. Y, dado que sabemos que los alimentos representan casi un tercio de nuestra cadena de suministro de residuos, es razonable suponer que el desperdicio de alimentos también aumenta durante la temporada festiva.


¿Cuáles son algunos de los impactos ambientales del desperdicio de alimentos?


[0:01:31]

MEREDITH NILES: Vemos los impactos ambientales del desperdicio de alimentos desde el campo hasta nuestros tenedores, e incluso después de que terminamos de consumir los alimentos y los desperdiciamos. A nivel de granja, vemos los impactos de las emisiones de gases de efecto invernadero, pero también los impactos en cosas como el agua de riego. Por ende, utilizamos 4 billones de galones de agua de riego para cultivar alimentos que no comemos todos los años. Además, se utilizan 5 mil millones de libras de fertilizantes y pesticidas para cultivar alimentos que, en realidad, no comemos. Y luego gastamos mucha energía en transportar alimentos que luego refrigeramos en las tiendas y en los hogares, alimentos que en realidad ni siquiera utilizamos. Y luego, después de tirar la comida, a menudo va a un basural o vertedero. Y, cuando los alimentos se descomponen en un vertedero, producen metano, que es una emisión de gases de efecto invernadero 30 veces más potente que el CO2. Por todas estas razones, las Naciones Unidas han estimado que, si el desperdicio de alimentos fuera un país, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero a nivel mundial.


¿Qué pueden hacer las personas y las familias para reducir la cantidad de comida que desechan?


[0:02:37]

MEREDITH NILES: A nivel familiar, creo que hay dos estrategias que las personas pueden usar. En primer lugar, pueden intentar comprar alimentos que, de otro modo, se habrían desperdiciado. Muchas tiendas de comestibles aplican descuentos a alimentos que pueden estar más cercanos a su fecha de caducidad y que aún se pueden comprar. Sería más barato para su grupo familiar. Ayudaría a tratar de mantener los alimentos fuera del flujo de desechos. También hay algunas nuevas herramientas en línea que son grandiosas para ayudar a hacer esas cosas. Hay una excelente empresa llamada Misfits Market, que envasa los productos que pueden estar llegando al final de su vida útil, pero que siguen estando en perfecto estado para comer. Usted obtiene un descuento y se los envían directamente a la puerta de su casa. Pero también, cuando llegamos a nuestros hogares, podemos tratar de reducir el desperdicio de alimentos haciendo muchas de las cosas que probablemente muchos de nosotros ya conocemos y nos cuesta implementar, como planificar las comidas, intentar comer remanentes y tratar de que no se eche a perder lo que ya tenemos en el refrigerador. Pero eso puede ser un poco complicado. Una de las aplicaciones que más me gusta y que ayuda con esto se llama Kitche. Además, puede tomar una foto del recibo de la tienda y la aplicación le dará recetas sobre cómo consumir todos los productos que compró, además de recordarle qué tiene en el refrigerador.


¿Qué papel puede desempeñar el congelar alimentos en la reducción del desperdicio de alimentos?


[0:03:27]

MEREDITH NILES: Creo que el congelador es un aliado muy importante en la lucha contra el desperdicio de alimentos, especialmente durante la temporada festiva. Digamos que estoy a punto de irme de vacaciones y veo un refrigerador lleno de comida, y probablemente a muchas otras personas también les pase lo mismo. Así que algo que podemos considerar es congelar esa comida, algo que creo que a mucha gente se le olvida que puede hacer. Puedes congelar muchas cosas, incluso leche y queso. Se congelan muy bien. Y cuando vuelvas a casa, los puedes sacar del congelador y estarán perfectamente bien. Los alimentos tendrán una vida útil más prolongada y habrás evitado que vayan a la basura.


El desperdicio de alimentos es especialmente preocupante dados los altos niveles de inseguridad alimentaria en algunas comunidades. ¿Qué deben entender las personas sobre la inseguridad alimentaria?


[0:04:35]

MEREDITH NILES: La inseguridad alimentaria ocurre cuando las personas carecen de acceso constante y confiable a suficientes alimentos de alta calidad, nutritivos y seguros. Y hay grados de inseguridad alimentaria. Por lo tanto, la forma más moderada de inseguridad alimentaria es cuando las personas se preocupan por no tener suficiente para comer o no tener suficiente dinero para comprar alimentos. Y luego están las formas más graves de inseguridad alimentaria. Eso sería, por ejemplo, cuando las personas se saltean comidas o cuando buscan que la comida les dure más tiempo, lo hacen comiendo menos o, incluso en los casos más extremos, se saltan varias comidas o incluso no comen durante un día entero. Por lo tanto, cuando llegamos a ese nivel más extremo de inseguridad alimentaria, es cuando las personas pasan hambre. El hambre es un componente de la inseguridad alimentaria. Sin embargo, no todas las personas que padecen inseguridad alimentaria necesariamente pasan hambre.


¿Cómo han crecido la inseguridad alimentaria y el hambre a lo largo del tiempo y qué impulsa estas tendencias?


[0:05:20]

MEREDITH NILES: Aquí en los Estados Unidos hemos visto un aumento de la inseguridad alimentaria desde la pandemia de COVID-19. Y esto se debe a varias razones, pero, principalmente, al impacto económico de la pandemia. La enorme cantidad de estadounidenses que perdieron sus empleos, fueron despedidos o tuvieron interrupciones en sus trabajos, afectó la cantidad de dinero que tenían, lo que está directamente relacionado con la inseguridad alimentaria en los Estados Unidos. Definitivamente, hemos visto un aumento con el tiempo desde la pandemia y también hemos visto que se ha mantenido bastante alto por varias otras razones. En particular, la inflación es algo que realmente ha aumentado desde la pandemia, y esto ha afectado de manera desproporcionada los precios de los alimentos. Por ejemplo, de 2021 a 2022, el costo de los huevos aumentó un 33 %. También hemos visto un enorme aumento en el costo de los alimentos después de la pandemia. Y los salarios no necesariamente han seguido el ritmo de ese costo inflacionario. Aquí en los EE. UU., la razón principal por la que vemos inseguridad alimentaria es por motivos económicos. Pero también estamos viendo cambios a nivel mundial que son mucho más amplios. A nivel mundial, la inseguridad alimentaria también ha aumentado en los últimos cinco años aproximadamente, lo que es muy diferente de lo que parecía en las últimas décadas, donde ha tenido una tendencia a la baja. Sin embargo, durante los últimos cinco años, hemos visto un aumento del hambre y la desnutrición a nivel mundial. Y eso es principalmente lo que yo llamo “las tres C”. COVID es una de ellas, como en los EE. UU., pero también a nivel internacional vemos un aumento de los conflictos que contribuyen a los cambios en la inseguridad alimentaria, y también está el cambio climático.


¿Cómo reducen los minoristas el desperdicio de alimentos y contribuyen a la seguridad alimentaria?


[0:07:15]

MEREDITH NILES: Los minoristas están haciendo dos cosas para reducir el desperdicio de alimentos y también para contribuir a reducir la inseguridad alimentaria. En primer lugar, a nivel de tiendas de comestibles, están implementando muchas estrategias para tratar de sacar los alimentos de sus estantes. Si un producto alimenticio ha estado en la tienda desde hace tiempo, es posible que se le aplique un descuento, por ejemplo. Si se ve un poco feo, es posible que también ofrezcan un descuento. Nadie se dará cuenta si compraste una papa con una magulladura y la usaste para tu puré de papas de Acción de Gracias. Por lo tanto, es posible que pueda obtener algunos de esos productos un poco más baratos. En primer lugar, están intentando reducir el desperdicio de alimentos. Pero, si siguen desperdiciando alimentos, un número cada vez mayor de empresas comprometidas y otras cadenas minoristas y tiendas de comestibles están redistribuyendo esos alimentos para que no terminen en los vertederos, y los llevan a comedores de beneficencia y bancos de alimentos para tratar de proporcionarlos a las personas necesitadas. Están intentando reducirlo a su propio nivel mediante estrategias de mercado, por lo general, para sacar los alimentos de sus góndolas. Pero si eso no es posible, también estamos viendo un aumento en las donaciones de productos alimenticios.


¿Cómo reducen los agricultores el desperdicio de alimentos y contribuyen a la seguridad alimentaria?


[0:08:27]

MEREDITH NILES: La principal forma en que veo a los agricultores tratando de reducir el desperdicio de alimentos y contribuir a mejorar la seguridad alimentaria es mediante lo que se denomina recolección solidaria. Esto ocurre cuando un agricultor, tal vez, ya haya cosechado su producto y aún quede producto en el campo. A menudo, traen voluntarios o incluso su propia mano de obra agrícola para recoger los productos sobrantes y luego los llevan a un banco de alimentos o comedor de beneficencia. Un ejemplo podría ser un campo lleno de calabazas, las cosechan, pero se quedan algunas debido a la mecanización. Luego, la gente va a recoger las calabazas y estas pueden ser llevadas al banco de alimentos. Y, de hecho, en algunos estados se incentiva a los agricultores a hacerlo. Algunos estados tienen incentivos fiscales que permiten a los agricultores obtener una desgravación fiscal por el valor de mercado de ese producto o también por una parte de los costos de transporte.


¿Qué nos puede decir sobre la relación entre el desperdicio de alimentos y la inseguridad alimentaria en los Estados Unidos?


[0:09:07]

MEREDITH NILES: El desperdicio de alimentos y la inseguridad alimentaria están relacionados. Sin embargo, reducir uno no conduce necesariamente a mejorar los resultados para el otro. Por lo tanto, reducir el desperdicio de alimentos no necesariamente mejora la seguridad alimentaria de muchas personas. Y eso se debe a que la razón principal por la que las personas padecen inseguridad alimentaria en los Estados Unidos es por motivos económicos. Por lo tanto, las causas subyacentes de la inseguridad alimentaria son financieras. Por eso, tratar de pensar en formas de resolver la inseguridad alimentaria que, en cambio, se centren en mejorar los salarios, por ejemplo, mejorar las oportunidades de empleo o los servicios sociales, creo que es muy importante, en lugar de simplemente pensar en trasladar los alimentos de un lugar de la cadena de suministro a otro. Sin duda, vemos una gran conexión entre el desperdicio de alimentos y la inseguridad alimentaria a nivel de donación de alimentos. Hay un número cada vez mayor de empresas y también de agricultores que están reduciendo el desperdicio de alimentos desde su propio nivel, donándolos a lugares como bancos de alimentos o comedores de beneficencia. Y eso responde a una necesidad inmediata de ayudar a las personas que tienen inseguridad alimentaria a corto plazo. Sin embargo, tratar de mejorar la situación económica de las personas que luchan contra la inseguridad alimentaria y el hambre son las soluciones a largo plazo que necesitamos para resolver la inseguridad alimentaria en los Estados Unidos.